jueves, 19 de mayo de 2011

Niños de hoy en día o "Me cambiaré el nombre a Selección Natural para poder matar gente en el nombre de Darwin"


Miren ustedes señores lectores este cartel:



Claro, conciso, diría incluso que hasta bonito, y desde luego creo que es algo que cualquier castellano parlante no-analfabeto puede entender sin problemas. Pues bien, debe se que ahora a los niñatos que entran en Grado deben ser analfabetos porque sino no comprendo que pase lo que pasa.

Quienes me conocen bien saben que el tema de la educación (tanto académica como no académica) es algo que me interesa mucho y de lo que hablo con mucha asiduidad, entre otras cosas porque mis padres son profesores y es algo que vivo muy de cerca.

Muchas veces se dice que cualquier tiempo pasado fue mejor, y somos mucho los que decimos "pues yo con esa edad no hacía esas cosas" cuando la verdad es que realmente, muchas veces no nos acordamos de lo que hacíamos a esa edad ( si me encontrase a mi misma a mis 14 años probablemente me daría más de una colleja). Precisamente por eso suelo hablar este tema mucho con mi madre, ya que yo a mi 25 años me asombro de las cosas que hacen los adolescentes y niños de hoy en día, pero dado que quizás mi información sea muy sesgada, y que yo siempre he sido una adolescente rara ya que no me gustaba hacer lo mismo que a la gran mayoría de mis compañeros prefiero consultarlo con ella que lleva cerca de 30 años viendo pasar generaciones de adolescentes una tras otra (de hecho da clase a hijos de ex-alumnos suyos) y que por tanto sabe bastante del tema.

Ahora os hablaré de algo que me pasó el otro día y que es lo que me ha llevado a hacer esta entrada (lo pongo en cursiva para diferenciarlo del resto)

El pasado jueves, aprovechando una hora que tenía libre entre dos clases, me fui a la SALA DE ESTUDIO de mi facultad a estudiar para un examen que tenía al día siguiente. La sala de estudio en cuestión es pequeña, con lo cual el mínimo susurro se oye en toda la sala, ni os cuento ya si alguien habla en voz alta, y esta sala tiene pegado en la puerta el cartel de la foto con la que inicio la entrada.
Bien, pues ahí que fui yo, apuntes de estadística en mano, llego al pasillo donde está la sala y me encuentro al puerta abierta de par en par y un grupo de niñatos (es la forma más agradable que encuentro para referirme a ellos) de 1º y 2º de grado hablando a voces al lado de la puerta. Los miro mal, entro, cierro la puerta, me siento y resoplo viéndome venir lo que ocurrió a continuación. Entra el grupo de niñatos y se unen a otro grupo que ya había dentro (eran en torno a 9 o 10 personas en total) y quedamos en la sala ellos y otras dos chicas, un chico y yo que estamos tranquilamente estudiando a nuestra bola.
El grupo de niñatos, que estaba con ordenadores se ponen a hablar, y no bajito no, a voces. pero voceaban de una manera que no era ni medio normal, pidiéndose cosas a gritos unos a otros de un lado a otro de la mesa y riéndose a carcajada limpia, hasta el punto de que la gente que pasaba por fuera (la sala está hecha de cristal por lo que se ve a la gente que sale de las aulas y va por el pasillo) se quedaba alucinada mirando el jaleo que había en la sala.
yo ya estaba con la venita en la frente pero me dije: cálmate y tú a tus ejercicios, si en 10 minutos no se callan llámales la atención.

Y pasaron 10 minutos, no se callaban y yo seguía sin pasar de escribir el número del ejercicio en la hoja de lo indignada que estaba. En ese plan estábamos cuando el chico que estudiaba tranquilamente cerró su ordenador y sus apuntes con un golpe, se levantó indignadísimo, los miró con odio y se fue dando un portazo, todo normal teniendo en cuenta que no le dejaban estudiar.

Pues no contentos con no callarse empezaron a decir cosas como (y transcribo literalmente aquello de lo que me acuerdo):

"La gente es gilipollas"
"Si quiere estudiar que se vaya a su puta casa"
"Para estudiar a la biblioteca que una sala de estudio no es para eso"
"Hay que ser imbécil"
"Se merece una hostia"


Total que en ese momento servidora le dio un golpe a sus apuntes y les dijo que una sala de ESTUDIO es para ESTUDIAR y que el chico tenía todo el derecho del mundo a enfadarse.
Me contestaron (atención porque es desternilante) diciendo que una sala de estudio no es para estudiar, que ellos podían hacer ahí lo que quisiesen.

Continúo diciéndoles que no, que la finalidad de una sala de estudio viene ya implícita en su nombre, que si había alguien que se tenía que largar eran ellos porque no era lugar para estar dando voces, que si querían hablar fuesen a la cafetería o a las mesas con bancos que hay por toda la facultad con ese propósito. Y añado que sino habían acaso leído el cartel de la puerta en la que se pide silencio.
Me replican diciéndome que no tengo razón (EPIC LOL) y que si quieren hacer un trabajo tenían todo el derecho del mundo de hacerlo allí (nota: estaban viendo vídeos en YouTube y metidos en Facebook)

Les digo que evidentemente que sí, pero que en silencio, y que si tienen que comentar algo referente al trabajo lo hagan en voz baja, no a voces, y vuelvo a aludir al cartel de la puerta.
Siguen diciendo que no tengo razón y que no hay otro sitio para hacer el trabajo.

Les digo que en la cafetería o en las mesas que les mencioné antes, que yo llevaba toda la carrera haciéndolo. Otra de las chicas que estaba estudiando se une a mi y añade que pidan un aula que ella estuvo haciendo un trabajo en un aula el día anterior.
Dicen que no hay ninguna vacía, que le han preguntado al conserje y no hay nada libre.

Les digo que el aula 1.4 que está al lado de la mía estaba vacía y podían usarla.
Siguen diciendo que no se puede y que es mentira.
Tras un rato de rifi-rafe por parte de unos y de otros les digo: " Bien, bien perfecto. Para aclarar cual es la función de la sala de estudio vamos a preguntarle al conserje, si tenéis razón nosotras nos vamos a estudiar a la biblioteca central, si tenemos razón nosotras le pedís un aula para que os deje hacer el trabajo y punto"

Casualmente en el momento que dije eso bajaron la cabeza, se callaron y se pusieron a hacer el trabajo como si no hubiera mañana.



¿Cómo se puede ser así? ¿cómo puede irse tan de chulito pero cagarse por las patas abajo en cuanto aparece un adulto con algo de autoridad?
Yo entiendo que a la universidad uno llegue con los humos un poco subidos, sobretodo si viene con buena nota. Muchos entramos en la Universidad con la idea de que vamos a comernos el Mundo, pero esto que me ha pasado no lo veo ni medio normal.

El tópico de "es que los chicos de hoy en día son tal o cual..." está muy manido pero es que realmente, cuando hablo con mi madre me dice que desde que ella ha empezado a dar clase realmente las cosas han ido cada vez peor. Incluso ella ha notado que los chavales cada vez se comportan peor, sobretodo los niños nacidos a partir de mediados de los 90' y eso que es una profesora a la que sus alumnos adoran, a la que sus alumnos llevan tartas en su cumpleaños, a la cual invitan a todas las cenas de final de curso, a la cual le firman la bata al final de cada año académico, a la cual le hacen regalos o a la cual abrazan por la calle años después de que les haya dado clase...es decir, incluso ella que es una profesora a la cual los alumnos no le dan mucho la lata dice que es evidente como la situación ha ido empeorando, principalmente debido a los padres que cuando van a hablar con ella dicen lindezas como: ¡es que cómo voy a decirle que no al niño!, tienes que aprobarlo porque ya le he comprado la moto-ordenador-whatever...

No obstante yo creo que no es que las cosas hayan ido a peor continuamente, sino que los chavales pese a ser cada vez más precoces para según que cosas alargan cada vez más su adolescencia (y cuanto más tiempo dure, más insoportable es), y llega un punto en el que maduran y se dan cuenta de todas las estupideces que han dicho o hecho. También creo que se dan una especie de ciclos, la gente de mi generación tuvimos en general una infancia buena (yo desde luego de la mía no me quejo y la verdad es que conozco a gente de mi edad muy consentida), pero ahora estamos una situación mala, muy mala, lo que probablemente llevará a que seamos más estrictos con la educación de nuestros hijos. Tras un tiempo así cuando estemos en otra época más favorable se volverá a ser más permisivo y volveremos de nuevo a los niños-burbuja tan comunes hoy en día, y si tras ella viene una época más desfavorable se retornará a una educación más dura. No se si esto tendrá fundamento alguno o no, pero realmente me gustaría que si, porque la verdad es que este despotismo por parte de niños y adolescentes que se ve hoy en día es algo que me da mucho miedo.

Habría muchas otras cosas que podría decir a este respeto, porque tal y como dije antes, es un tema que me resulta muy interesante, pero es tarde, estoy cansada y esto ya debe ser más largo que algunos de los trabajos que he hecho en la carrera.
¿Qué opináis de lo que me ocurrió en la sala de estudio?
¿Qué pensáis de este aparente despotismo por parte de los hijos que parece ser bastante común hoy en día?

EDIT: que conste, por si no ha quedado claro que mi idea es que gran parte de culpa de que ocurra esto viene por parte dela educación que dan los padres, tal y como dice Minya en su comentario. Aunque también creo que la influencia de la sociedad es enorme (la sociedad al fin y al cabo es la que decide lo que se considera correcto y no, y por tanto influye muchísimo en la educación) y la de la escuela también. Lo que me asombra es que en los últimos 20 años, cuando no ha habido grandes cambios en la sociedad y en la escuela (pese a haberlos) se hayan dado cambios tan enormes de comportamiento (podría meterme a hablar de etología, pero no hay ganas xD). Que sí que tienen su papel, pero no es normal que yo haya dejado el instituto hace tan sólo 7 años y que por aquel entonces no se nos ocurriese a ninguno (salvo al cantamañanas de turno) levantarle la voz al profesor y a día de hoy esos mismos profesores estén amenazados por los chavales y no sólo por ellos, también por sus padres. Por eso creo que el principal problema radica en la educación que reciben en casa. Para ello me baso en los testimonios de la gente que lleva 20,30 o 40 años dando clase, que está alucinando con el comportamiento que tienen los chavales hacia ellos y/o sus compañeros y que es realmente dónde se ven los cambios, cuando al año tienes que tratar con 300 adolescentes, si no más, a los que ves prácticamente todos los días.

¡besines!

12 comentarios:

  1. El gran problema, entre otros, es que los imbéciles de muchos padres de hoy en día, se creen que los niños se educan en la escuela. A LA ESCUELA SE VA A APRENDER, sea matemáticas o lo que sea, SE EDUCAN EN CASA, Y SI NO TIENES GANAS TE COMPRAS UN PUTO GATO EN VEZ DE ANDAR FOLLANDO.

    ResponderEliminar
  2. Fan del comentario de Loane xDDD
    enserio a parte que estos niños ya NO seran tan niños xk si stan en la facultad.... vale si que muchos van a "comerse el mundo" pero ya seas mayor k ellos o no, no puedes contestar asi a la gente que no conoces , es super mal educado, te callas y punto! xk ellos no son nadie para cuestionarte si tienes o no razon (que la tienes) pero que morro d niños x dios D:!! k stan en la universidad, para jugar y risitas al parque!!

    creo que hoy dia hay muchos padres que no saben educar a sus hijos , consienten todo lo que ellos quieren y ellos solo rechistan x tener mas y mas. DOS OSTIAS Les pegaba yo ò___________o pf como odio a los niñatos xDD

    ResponderEliminar
  3. Me temo que tengo que estar en desacuerdo con Minya por esta vez (pero tranquila, que es un error muy común). Ni la escuela ni la familia tienen la responsabilidad total de educar a sus hijos, sino que cada contexto tiene parte de responsabilidad. Parte de los problemas sociales que se dan hoy en día son a causa de la indiferencia con que los profesores (fundamentalmente de la ESO) tratan o directamente no tratan los problemas conductuales de sus alumnos; y por otra parte, el desentendimiento de las familias, que le pasan la pelota a la escuela. En realidad es un trabajo de ambas partes, y por tanto los dos contextos deben ponerse de acuerdo (y sin embargo, tanto que nos quejamos y ¿cuántas madres –porque casi siempre son las madres- van a las reuniones?).
    El tema de la educación interesa a todo el mundo, más a alguien que estudia Pedagogía. Los argumentos que más me han convencido los encontré en el libro “Creer en la educación”, de Victoria Camps, y aunque te recomiendo que lo leas entero (es muy sencillo, no tiene prácticamente tecnicismos) me gustaría resumirte otra de las ideas generales e importantes por las que creo que es así la juventud de hoy en día (en general).
    Todo esto se remonta, aunque esté muy manido, a la época de posguerra y franquismo. Como tú has dicho, en épocas de necesidad la gente educa a sus hijos de una manera más estricta (mucho más estricta de lo necesario, en este caso). Tenemos que sumarle a eso que las relaciones sociales tal y como las entendemos eran diferentes entonces; que la implicación de madres y padres con sus hijos escolarizados eran diferentes, y también entre los mismos padres y profesores. ¿Qué pasa? Que con la llegada de la democracia no sólo encontramos una liberación política e ideológica, sino también económica e incluso social. Y aquí se produce lo más importante, el movimiento pendular: es decir, que tras una época de fuerte represión y autoritarismo, los padres reaccionan con algo totalmente opuesto, es el libertinaje en lugar de la libertad. Los padres no ponen límites porque tienen pánico a ellos, porque creen que la disciplina es sólo lo que ellos han vivido (que no es así realmente, pero es lo único que han conocido). Te estoy hablando del caso de España en concreto, pero en un mundo tan globalizado como el nuestro podemos hablar incluso de la influencia de los avances tecnológicos, y como decía Richard Gerver en un programa de Redes (también te lo recomiendo) “los niños de ahora, aunque conectados, están más desconectados”. En resumen, tenemos niños sin normas, responsables que se desentienden, gran crecimiento económico y avances tecnológicos que aún no se saben usar debidamente en relación a los más jóvenes.
    No sé si me he expresado bien, ¡es un tema tan complejo y del que pueden decirse tantas cosas! Pero espero haberte servido un poquito de ayuda, y aclarar que no es un problema sólo de familia o de escuela, sino de compromiso, de objetivos comunes y de implicación por parte de la sociedad.
    Hace falta una tribu entera para educar a un niño.

    ResponderEliminar
  4. Toda la razón Mlol.
    Creo que todos los q nos indignamos con estos criajos (bueno, criajos y no criajos!!) tendríamos que tener más cojones y decirles las cosas claramente, como has hecho tú, por estresante que pueda resultar. Porque la mayoría de las veces nos quejamos a las espaldas y eso no tiene sentido.

    Yo está claro q de momento no tengo cojones, jaja, pero me gustaría tenerlos algún día.

    ResponderEliminar
  5. Yo donde más gente inmadura me he encontrado en mi vida, ha sido precisamente en la universidad, y me ha pasado muchas veces eso de ir a una sala de estudio y tener que acabar discutiendo como tu (o incluso en la biblioteca, que ya es el colmo).
    Mucha de la gente que venía a mi universidad no venía a estudiar, sino a hacer bulto, como digo yo, y hasta les parecía raro que quisieras estar delante de un libro en la biblioteca, o escribiendo en un word en la sala de ordenadores ¬¬

    Lo de los niños de hoy en día no tiene nombre; puede que sea normal que de una generación que ha sido educada estrictamente surja una de consentidos, y me preocupa, porque algún día esa gente será mayor, tendrá responsabilidades y tendrá que levantar este país... y francamente, no me fío de que puedan hacerlo xD
    ¡en menudas manos estamos! y lo peor es que tanto la gente trabajadora como los niños consentidos estamos hoy en el mismo saco: Con estudios y sin trabajo, ¡manda coj**es!

    ResponderEliminar
  6. Los niños actualmente dan un miedaco...además de ser MUY maleducados/descarados, es que tampoco tienen ganas ni de aprender ni de interés por nada...solo tienen en la cabeza tuentis, facebook y gilipolleces.
    Yo la culpa se ha hecho plenamente a los padres, creo que se tienen a los niños muy atontados y muy mimados, por eso se pasan ellos la educación y el respeto por el forro, porque saben que nadie les dará un crujio ni les van a castigar...les dan todo igual intentando demostrar con ello que así son adultos.

    A mi me aterra saber como serán los futuros médicos, los futuros abogados...si es que llegan.

    ResponderEliminar
  7. Yo creo que el problema principal es que los padres hoy en día no educan a sus hijos, no establecen con ellos ningún tipo de normas o pautas, simplemente se limitan a llenar ese hueco con cosas materiales, y que se encarguen otros.
    Y yo me pregunto, porque la gente tiene hijos, si después no quieren o no pueden ocuparse de ello como corresponde.

    La educación va a peor, pero no solo eso, yo creo que todo va a peor en general, no existe el respeto en ningún ámbito, no existe la educación propiamente dicha, ni el interés en poner cada uno de su parte porque todos podamos vivir mejor.
    Con respecto a la Universidad o Institutos, tal vez, lo veo desde mi perspectiva, pero yo creo, que a mi generación ni se le pasaba por la cabeza la mitad de cosas que se hacen hoy en días, ... y pensábamos que eramos gamberros ... entonces lo de ahora como se llama ...

    De verdad, solo espero que este declive generacional se solucione, porque aunque hay gente que se merece una ovación, la mayoría lo que se merecían eran unas ostias, hablando mal haber si empezaban a aprender...

    ResponderEliminar
  8. Sigo el blog de vez en cuando y, finalmente, me he decidido a opinar pues creo que puedo aportar otro punto de vista diferente (aunque ya hay cierta variedad).
    Un niño puede estar tremendamente consentido por sus padres, tenerlo todo y llevar un tren de vida fulgurantemente superior a la media de sus compañeros y amigos y, sin embargo, tener muy claro algo esencial: sus valores. Unos padres con valores sólidos y netos, aunque sólo sea por inercia en la convivencia diaria desde que el niño nace, transmitirán esos valores a sus hijos. Ahora bien, unos padres carentes de dichos valores sólo pueden transmitir esa misma carencia. El fuerte intenta valerse por sí mismo, el débil busca su fuerza en la cantidad; en lo que se conoce comúnmente como “la mayoría”. Unos valores férreos ayudan a que el individuo tenga clara su identidad personal así como su carácter al margen de la mayoría, sabiendo relacionarse abiertamente con ella desde su individualidad, sin embargo unos valores débiles provocan que el individuo intente encontrarse en ese tumulto, buscando su sitio entre un enorme conjunto de anónimos, y así vemos cómo esos “niñatos” (como se sugiere en la entrada), cambian de la noche al día su manera de comportarse según con quién se encuentren. El que es irrespetuoso y maleducado, lo es solo o acompañado: en el caso de la biblioteca, pondría música alta o adoptaría cualquier otra actitud molesta hacia el entorno, sin embargo es casi seguro que ninguno de los que estaban ahí se atreverían a decir nada de lo que dijeron estando solos. Pero en grupo, ya se sabe…
    En esta sociedad con cada vez menos valores se aplaude al valentón que habla más que reflexiona y el sencillo y equilibrado pasa desapercibido. Así que el problema no está en si los padres se han visto reprimidos o no hace cuarenta años, ni si han consentido en demasía a sus hijos, ni en el progreso, ni en las nuevas tecnologías, ni a la economía: los factores externos son sólo influencias, como el aderezo de una ensalada; le cambia el sabor, pero no es el meollo del asunto. El meollo es que cada vez tenemos menos valores, cada vez transmitiremos menos y, cuando realmente “todo valga” este mundo será irreconocible. No, yo no tengo ninguna esperanza en la humanidad, cuanto más se ha desarrollado, más daño ha hecho a todo cuanto le rodea sin excepción, y eso es un hecho. ¿Qué hay cosas buenas? Por supuesto, muchísimas. Pero pienso realmente que sorprenderse o escandalizarse por lo que vemos empeorar, es ser, cuanto menos, demasiado idealista. No me malinterpreten, no soy catastrofista, todo lo contrario: soy plenamente feliz de vivir en este mundo, pues como dice el proverbio chino: si un problema tiene solución ¿por qué te preocupas? Y si no la tiene… ¡¿Por qué te preocupas?! Y en este caso no la tiene, porque el mundo es como un cesto de manzanas; desde que una se pudrió se inició el proceso y, muy poco a poco, todas acabarán podridas.
    Sin embargo; que nadie se olvide de ser feliz ;)

    ResponderEliminar
  9. Y para más información a cerca de nuestro futuro, vean Idiocracia. En serio cada vez estoy mas convencido de que es un documental y no una película.

    ResponderEliminar
  10. Qué jevi lo de la sala de estudio, pero no me extraña en absoluto. Estoy muy de acuerdo con lo que dices sobre que los chavales vienen cada vez más idiotizados.

    Pienso que los responsables directos son los padres y el hecho de que hoy en día a la gran mayoría de chavales se les tiene en casa a cuerpo de rey. "Tú no te preocupes por nada mas que por terminar tus estudios", y así no cocinan, no limpian, no trabajan ni colaboran en absoluto. Y en vez de mostrarse aplicados y agradecidos por esa situación privilegiada, se acostumbran a ella hasta considerarla "lo normal" y siguen comportándose como los niñatos que eran a los 15 años.

    En mi casa no he tenido que pagar ni un duro por mis estudios, jamás, pero desde luego mi madre esperaba que cuando ella volviera a casa de trabajar tuviésemos la mesa y la comida preparada, que para algo salíamos de clase una hora antes que ella del curro. Y desde luego si nos sobraba un rato libre, esperaba que echáramos una mano con la colada, o como mínimo poniendo orden en nuestra habitación... pero macho, que hay muchos chavales hoy en día que por no hacer no se hacen ni la cama XD ¡que no saben ni limpiar un baño! (verídico).

    Y así vamos, que parece que los chavales no tienen brazos ni boca mas que pa tragar alcohol los fines de semana.

    ResponderEliminar
  11. No creo que la culpa la tengan los padres. La sociedad en si, y los medios de comunicacion, son tan culpables como el primero. Hoy dia se maneja mucha informacion, y estos cretinos se apegan a las que les interesan y punto, el resto para ellos es basura. Cierto es que son unos gandules y no aportan nada en casa, ni siquiera hacer su propi cama,para eso ya esta mama que la hara para cuando venga el guarro/a, se acueste en una cama digna y limpia. Por otra parte, si al menos estudiaran, pero que va, se pasan todo el dia en las dichosas redes sociales subiendo fotos y diciendo chorradas por un tubo. En fin, que estos desgracidos hacen lo que quieren, y de respeto hacia los demas nada, si no respetan ni a los padres.

    ResponderEliminar
  12. Antes se respetaban a las personas mayores, hoy dia, ni siquiera respetan a los padres. Gran parte de culpa la tiene el gobierno con su famosa ley del menor, convirtiendo esta en un arma arrojadiza, dejando los valores eticos y moral por debajo de los valores civicos. Si te encuentras con estos niñatos/as, mas vale que tires por otro sitio, ya que puedes acabar incluso en la carcel, son unos parasitos de la vida, que deberian estar en un lugar concentrado y vallado con redes electricas para que no pudieran salir.

    ResponderEliminar